8 de marzo de 2016

TRANSPARENTE

TRANSPARENTE 

Este trabajo es una reflexión sobre el viaje, como ejercicio de traspasar fronteras.
La palabra transparente es etimológicamente “a través de la apariencia“.   

En cada obra existe una búsqueda hacia la profundidad del paisaje o del retrato que se van 
construyendo desde dentro, desde la memoria y los vínculos afectivos que fortalecen los lazos sociales.

Una reflexión sobre identidad, la desvinculación física y la vinculación emocional con la distancia.
En el cambio de perspectiva que genera el movimiento a través del tiempo y del espacio, existe la posibilidad de ahondar en el contenido. 

Esta obra conjuga ideas en lugares y periodos diversos, pero con conceptos comunes como la identidad o el recuerdo. A partir de incógnitas personales van surgiendo imágenes fragmentadas que abren las posibilidades del ser.
Un juego de ausencias, arcaidas inexistentes y transformaciones de la memoria.


El soporte de las obra es el cristal, un material frágil y transparente que se hace visible  gracias a los impactos en la superficie. 
El choque con la materia, nos despierta del estado de confort y nos hace conscientes de los límites, de la distancia y en definitiva de lo real.
Desde el romanticismo, se abre esa distancia con la realidad a través de filtros en el paisaje. 
En esta obra existe un diálogo entre la melancolía y la ironía.
El espacio transparente, no pintado, es un espacio vacío que integra el contexto en la obra.
Un espacio abierto al diálogo, que permite que la realidad circundante sea parte del cuadro.

Como resultado, Alexa Grande nos presenta un cuadro bifronte. 
En la cara B, está la pintura en el sentido más matérico de la palabra el proceso al descubierto.
Una pintura bruta y directa.
Al otro lado está la cara A que muestra la pincelada tras el cristal y deja ver el cuadro invirtiendo el cono de visión, situándonos en el fondo de un agujero pictórico que nos permite ver a contraluz todas las capas que se han ido creando en el sentido inverso al habitual.

Existe cierto descontrol entre la reflexión y el mensaje, entre la intención y el resultado. 
El medio por el que se filtra o el lugar físico desde el que se recibe, hacen que el resultado adquiera una dirección impredecible.

La ventana es el umbral por el que según Sartre “la mirada avanza hacia el prestigio, el miedo, la vergüenza o la utopía“..
Un espacio posible en cuanto que imaginable. 






Costalbero
Óleo y acrílico sobre cristal
60 x 50 cm
2016





Roto
Técnica Mixta
20 x 30 cm
2016






Algarrobo
Óleo y acrílico sobre cristal
25 x 25 cm
2016



Cachorro de Triana
Caucho, óleo y acrílico sobre lienzo y tabla 
50x100cm
2016








TriFulton a Echagüen
Óleo y acrílico sobre cristal
20 x 30 cm
2016














El último tren
Técnica Mixta 
40 x 50 cm
2016



Con sentidiño
Óleo y acrílico sobre cristal
900 x 150 cm
2016

Lingua
Óleo y acrílico sobre cristal
90 x 150 cm
2016


Pan pa hoy
Óleo y acrílico sobre cristal
60 x 150 cm
2016




Yo prefiero antes
Óleo y acrílico sobre cristal
70 x 150 cm
2016




































































DURCHSICHTIG INSTALATION